Prueba del Audi TTS de 310cv en Montmeló

Audi-TTS--HGP

El pequeño Audi TTS muestra carácter y garra

El Audi TTS no es nuevo para mí, hace unos meses tuve conmigo su versión cabrio y la verdad que me lo pasé muy bien descubriendo la ciudad a cielo descubierto y los puertos de montaña. Ahora toca la versión coupé y con idéntica potencia y cambio aunque con diferente llanta y color. Para ello nos iremos al circuit de Barcelona-Catalunya para averiguar de qué es capaz este coche.

Estética agresiva

Todos tenemos en mente el demencial Audi R8 y que tan buen sabor de boca me dejó, este Audi TTS podríamos decir que sería su hermano pequeño con permiso de TT RS recién presentado con 400cv en su corazón. La variante S es la escala intermedia de la gama y seguramente la clave del éxito de esta nueva generación del TT, básicamente porque ofrece el mejor equilibrio entre confort y deportividad.

Audi-TTS--HGPLas versiones de acceso, personalmente encuentro que le faltan algo de picante, no solo en potencia (180cv a 230cv) sino más en su exterior y la versión RS puede ser demasiado radical, aunque personalmente me decantaría por esta última, el cinco cilindros de Audi me tiene enamorado.

Exteriormente el Audi TTS se distingue del resto por llevar unos nuevos paragolpes y una parrilla central con cromados que albergan unas grandes tomas de refrigeración en la parte delantera. Las llantas también específicas de 18” pero nuestra unidad equipaba el mismo modelo pero en 20” y su aspecto es magnífico al estilo BBS. En la zaga es donde más podemos apreciar los cambios, un nuevo difusor nos da la bienvenida para albergar cuatro salidas de escape que junto al cambio S-Tronic nos darán un petardeo inconfundible. Para acabar, los retrovisores vienen en color plateado, un toque clásico de las versiones deportivas de Audi.

La parte interior es soberbia, tal y como la recordaba del cabrio y muy parecida al R8. Los asientos son magníficos, vienen con una bonita costura en forma de rombos y tapicería de piel roja. Estos asientos se acoplan a tu espalda, al encender el coche notaremos que en la parte dorsal se hincha levemente para recogernos y de esta manera sujetarnos a la perfección, también disponemos de calefacción.

Audi-TTS--HGPEl salpicadero es minimalista, no tenemos ninguna pantalla porque disponemos del Audi Virtual Cockpit que tanto me gusta. La pantalla la tenemos incrustada en el cuadro de mandos y allí podremos controlar todo, conectaremos nuestro Smartphone, reproduciremos música en streaming, miraremos en navegador, aparcaremos con la cámara de marcha atrás o controlaremos los parámetros del coche. Si ponemos el modo Sport, el cuentarevoluciones se pone en grande y al poner el cambio secuencial nos cambiará de color al subir de revoluciones para darle un toque Racing. El Virtual Cockpit del Audi TTS lo controlaremos por los mandos situados detrás de la palanca de cambios o por el volante, que por cierto, tiene un tacto exquisito.

También me gustaría destacar el diseño del climatizado con unas pantallas dentro de ellas en forma de esfera que nos indicarán la temperatura y por donde sale el aire, simplemente nos encanta. Para rematar el conjunto viene con el arranque sin llave, control de crucero, equipo de audio Bang&Olufsen y unos brillantes faros Matrix LED. Estos faros son espectaculares, controlan las luces del entorno y se van apagando o encendiendo por posiciones para no deslumbrar y la verdad que son el mejor sistema de alumbrado que he probado, la sensación es como ir de día, no provocan sombras en la carretera.

Audi-TTS--HGP1,2,3.. Salimos a pista

El Audi TTS monta el bloque 2.0 TFSI con 310cv y 380 Nm par disponibles entre las 1.800 y las 5.700 revoluciones. Con estas cifras, el TTS se lanza de 0 a 100 km/h en 4,6 segundos y una velocidad limitada a 250 km/h. Homologa un consumo medio de 6,9 litros a los 100 km, durante nuestra prueba no ha bajado de los 7,5 litros en conducción normal y en circuito se disparó hasta los 18 litros.

Este motor va asociado a una caja de cambios S-Tronic de seis velocidades y tracción Quattro. Toca la hora de salir a pista, nos encontramos en el circuito de Barcelona Catalunya y después de repasar todo esto, solo tenemos ganas de dar gas.

Me siento en el coche, apretamos el botón para encender su corazón de 310cv, el Audi TTS ruge dentro del box, solo nos falta desconectar los controles y salir a pista. Detenemos el coche a final de recta, preparamos el Launch Control y salimos disparados, el sonido es muy bueno y me encanta el petardeo al cambiar de marcha del S-Tronic.

Audi-TTS--HGPAl llegar a la curva Repsol, con los neumáticos frios y a 160 km/h, el coche se me fue de atrás sin previo aviso, perdí el control por completo y tuve la suerte de parar antes de chocar contra el muro. Un buen susto que me hizo pensar en tomarme una vuelta tranquila para calentar bien todo el conjunto.

Ahora sí, primera frenada fuerte, notamos un buen aplomo y el paso por curva es endiablado, parece un tren por su rail. En el punto que antes nos salimos notamos algo de subviraje al entrar pero fácilmente corregible y a la salida las ruedas traseras se deslizan con suavidad. Estos puntos los notamos en toda la vuelta y la trasera de descuelga un poco y nos empuja a ir rápidos, a disfrutar con él. Las vueltas pasan y cuando nos acoplamos a esos movimientos, empezamos a disfrutar en cada curva, es increíble como gira y como empuja el cuatro cilindros, te pega al asiento.

En la tercera vuelta, los frenos empiezan a fatigarse hasta el punto de tener que parar y obligarnos a detenernos en boxes. Al llegar al interior, hacemos una pausa para enfriar el turbo y los frenos empiezan a sacar humo blanco, han llegado al límite.

Audi-TTS--HGPLa suspensión ha funcionado perfecta y la dirección se ha mostrado precisa en todo momento, no ha resultado nada incomoda. A veces hemos notado un pequeño lag al acelerar y al cambiar de manera secuencial pero nada molesto.

Nos despedimos del circuit con una gran sonrisa en la cara, cambiamos y seleccionamos el modo Confort para ir por autopista y llegar a casa atravesando la urbe. Por autopista, en este modo se muestra bastante cómodo, supongo que el buen mullido de los asientos influirá. A velocidades legales, el Audi TTS va muy bajo de revoluciones y conseguimos bajar a los 7,5 litros.

Al llegar a Barcelona, la ciudad nos engulle con el tráfico, aquí notamos la eficacia del cambio S-Tronic y su dirección se muestra suave con el Confort puesto. Su diseño nos perjudicará un poco en cuanto a visibilidad, pero su reducido tamaño nos ayudará de movernos por la ciudad con soltura y aparcar con facilidad. Llegamos a casa felices y sonrientes para descansar después de un largo día

Audi-TTS--HGPConclusión

El Audi TTS ha demostrado ser un digno deportivo, te sacará la sonrisa al apretar el gas gracias a sus 310cv, cambio S-Tronic y la tracción Quattro, pero también a su diseño agresivo y deportivo. La marca alemana se ha tomado muy en serio esta nueva generación y muchos le llaman el mini R8, sin duda, argumentos no le faltan. El TTS arranca desde los 61.070€ y si buscar un coche soberbio en todos los aspectos y con calidad Audi, este TTS puede ser tu opción.

Foto: Circuit Cars

Galería de foto

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *