Prueba Bentley Flying Spur V8S

Un Palacio rodante que supera los 300 km/h y se pone a 100 en menos de 5s, eso sí, con todo tipo de lujo incluido el cava

La marca de crewe es especialista en coches de lujo y deportivos, en esta ocasión tenemos el Flying Spur V8S. Esta carrocería parte de la base del Continental GT y monta un motor V8 que genera 528cv, un corazón que por ejemplo monta el Audi RS6. Este modelo se sitúa a caballo entre el lujoso Mulsanne o el SUV Bentayga. Un coche fabricado para disfrutar en la parte de atrás mientras el chofer nos lleva e nuestro destino.

Hace unos meses teníamos con nosotros al Continental GT W12 (by Cars Gallery Barcelona) y su impresión al volante fue fantástica pero este Flying Spur está pensado para disfrutarlo a otro modo. Lo primero que hago es sentarme detrás, es un salón de lujo con ruedas, es enorme el espacio que tengo para las piernas y por no decir el cómodo sillón, no tendremos agobios. En la parte central tienes la nevera (opcional) con dos copas, ideal para degustar nuestro cava favorito. Otro detalle llamativo es una pequeña tablet, con ella podremos cambiar la temperatura del clima, bajar las ventanillas, poner una película o conectar nuestro ordenador a la pantalla. Todo está pensado para que tengas el control desde la parte trasera.

Todo esto es increíble y creo que a todos nos gustaría poder ir así siempre, pero, yo prefiero ponerme al volante y hacer lo que me gusta que es conducir, apretar el acelerador y notar los 528 caballos del espléndido V8. El puesto de conducción sigue la línea, los materiales son de altísima calidad. Su tapicería escogida meticulosamente y fabricada con 12 toros, viene pespunteada en contraste con el color de la carrocería, todos los paneles están tapizados y no encontraremos plásticos. La puerta viene con doble cristal y dispone de un cierre automático, sin duda su peso nos llama la atención y denota la calidad.

Arrancamos el corazón de este Bentley con un botón, de seguida ruge el bestial V8 pero al cerrar la puerta, deja paso a un casi silencio, el lujo y el confort prima sobre la deportividad. Empezamos a rodar, tenemos un enfrentamiento entre el lujo y la deportividad, por un lado, el refinamiento sale a relucir, pero al apretar el acelerador, nos deja pegado al asiento y salimos como un tiro. Es increíble cómo va este 4.0 litros V8 de 528cv, podríamos ir por encima de los 300 km/h. Tenemos una puesta a punto casi perfecta en este coche. El binomio que hablamos se une perfectamente.

Deportividad y lujo se unen

Estos dos mundos son difíciles de congeniar, pero Bentley sabe lo que hace, lleva muchos años haciéndolo y siempre lo consigue. Para probarlo bien, me iré a un tramo de curvas a probar las bondades dinámicas de este fantástico modelo. Antes de arrancar, seleccionaremos la suspensión en la posición más baja y dura. Enseguida notamos un cierto balanceo, sus dos toneladas y media con sus cinco metros de largo, lo penalizan un poco, igualmente disfrutamos cada kilómetro y descubrimos que su hábitat viene a continuación: las autopistas.

Aquí sí, el Flying Spur parece flotar sobre la autopista a una velocidad de crucero que puede ser endiablada y que, en caso de problemas, los frenos nos aliviarán. Paramos, es hora de volver a la parte de atrás y que el compañero nos lleve a nuestro destino. Coloco el climatizador a 23º, abro una botella de cava y conectamos la televisión y le damos al masaje. Amigos, esto es lujo, es increíble y difícil escribir esta sensación.

No hace falta más potencia, este V8S se mueve mejor que el W12, para mi gusto y es un coche menos divertido deportivamente que el Continental GT pero más pensado para gozar.

Conclusión

Solo ha sido un día, pero es suficiente para decir, señores de Cars Gallery, no os lo quiero devolver! Para escoger un Bentley, solo tienes que pensar dos cosas: que carrocería necesitas y elegir un motor, el resto es explicar tus gustos para que que hagan realidad. Podemos decir que esta combinación del Flying Spur es la más racional dentro de la marca tanto por espacio como por dinámica.

El Bentley rebosa calidad, estilo y sofisticación inglesa, es un acorazado diseñado para hacerte sentir como tu casa de lujo pero con aire deportivo para cuando quieras divertirte. Mide 5,3 metros y pesa 2.5 toneladas, tiene un motor 4.0 litros V8 que inde 528 caballos y frenos carboceramicos (12.590 euros). Como detalles del equipamiento podemos destacar la espectacular pintura Orange Flame (4.285€), las llantas de 21” Mulliner (6.855€), el sistema multimedia trasero (7.910€) o la espectacular nevera con puerta de vidrio templado y copas de cristal tallado ( 7.600€) por no decir del audio Naim.

En definitiva, el Bentley Flying Spur V8S es una berlina de lujo casi perfecta, lo llevarás siempre en el corazón y está fabricado a mano. Si quieres más información, los amigos de Cars Gallery Barcelona tienen todo el catálogo de la marca para ayudarte a elegir tu Bentley.

Ficha técnica

Motor: V8. Gasolina Biturbo

Cilindrada: 3.993 cc

Potencia máxima: 528 CV a 6.000 rpm

Cambio: Aut. 8 vel.

Velocidad máxima: 306 km/h

Aceleración 0-100 km/h: 4,9 segundos

Consumo medio: 10,9 litros

Largo/Ancho/Alto: 530 / 197 / 148 cm

Peso: 2.417 kg Maletero: 475 litros

Garantía: 3 años sin límite de km

Precio: 227.246 euros

www.barcelona.bentleymotors.com

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *